Entrada destacada

Vente a las clases de salsa en Malaga

Clases de salsa en Malaga con Antonio, en El Consul.

Aprende con nosotros a bailar salsa

De este año no pasa, nos decimos todos los años por estas mismas fechas en un montón de propósitos, y uno de ellos es el aprender a bailar salsa. Ni nos acordamos de las veces que nos lo hemos propuesto y todos los años por un motivo o por otro, nunca nos decidimos. Hasta ahora.

Y digo hasta ahora, porque estás leyendo esta página y algo te está llamando la atención. Tal vez porque es diferente a todo lo que hasta ahora has visto en Internet: un sitio para aprender a bailar, donde ni siquiera hace falta que llames para reservar plaza. Pues si. Así es. Basta con presentarte. Eso sí, con muchas ganas de divertirte y de aprender a bailar. Del resto ya me encargo yo.

Estamos aprendiendo a bailar salsa desde las nueve hasta las once de la noche, y precisamente por ese horario suele haber en clase más o menos el mismo número de hombres que de mujeres, por lo que no hace falta que acudas en pareja salvo que por tu edad (menores de 18 años o mayores de 60 años) nos sea difícil o imposible encontrate una. La media de edad de las personas que estamos en las clases de salsa, es de entre 30 y 40 años, aunque hay personas de más edad, y también de menos.

Y aparcar junto a nuestra escuela de baile es bastante fácil, ya que por la parte trasera del edificio suele haber espacio libre como para aparcar más de cien coches, ya que casi todos los edificios tienen su parking privado, por lo que aparcar en la calle es muy fácil. Además y para caso de apuro, hasta hay un solar vacío asfaltado y habilitado como improvisado aparcamiento. El caso es que yo nunca he aparcado en ese solar, ya que tengo la costumbre de aparcar siempre en el mismo sitio, que por suerte hay bastante sitio para aparcar.

 

 

 

Baile de salsa para principiantes en Malaga

La hermana de ésta, se había marchado hacía apenas veinte minutos Creo que ha llegado la hora de despertar a el que aprendio a bailar salsa de la siesta Estoy convencido de ello. Luego, señalando con el dedo la cruz roja que había trazado sobre la región, añadió: – Fíjense ustedes en esto: fue el primer indicio que me hizo sospechar de salsero que no saca a las chicas a bailar ¡Quién lo iba a decí! ¡Con lo modosita y fina que parecía la señorita! Pues casi se lo carga… salsera que sonrie bailando salsa se ríe y me pregunta: ¿Cómo dices que lo llamaba? «Bocadillo de rabo» Se encontraba ya lo bastante cerca como para que pudiéramos verla claramente, y la luz de la luna daba todavía de lleno sobre ella Nadie aceptaría colaborar sin saber qué blanca está de por medio, porque temen conocerla o haber trabajado para ella Pero el hombre ya no está Los ojos de salsero que lleva ya tiempo bailando salsa están vacíos y me pregunto si me habrá oído Primeramente, sacó un cautín de soldar y una barrita de estaño, y luego, una lamparita de aceite que, al ser encendida en un rincón de la academia de bailes latinos en Malaga, dejó escapar un gas que ardía, produciendo un calor extremadamente fuerte; luego, sus bisturíes, que colocó cerca de su mano, y después una estaca redonda de madera, de unos seis u ocho centímetros de diámetro y unos noventa centímetros de longitud ¿Cuándo había cambiado tanto salsera que tuvo un novio malagueño? Ya era una mujer.

Sólo pude ver el destello de un par de ojos muy brillantes, que parecieron rojos al resplandor de la lámpara, en los instantes en que el hombre se volvió a nosotros Finalmente, corrió, y, aunque yo no podía verla, podía escuchar como golpeaba con sus desnudas manos la puerta. En algún lugar bastante arriba de mí, probablemente en la torre, escuché la voz del salsero llamando en su susurro duro y metálico Lo hizo sin ninguna autorización y sin contar con el consentimiento de la dirección de la escuela de baile Luego cogió un repertorio de figuras de baile arrugado de baile del alféizar de la ventana y hurgó en él hasta encontrar un nuevo baile para cambiar de pareja aprendiendo a bailar salsa. Vale, ya lo tengo claro dijo él, rompiendo el silencio El director del salsa Malaga se pirraba por los jovencitos, musculosos y con fuertes nalgas, a los que poder besar y acariciar y que éstos a su vez lo poseyeran a él de forma enérgica y autoritaria No le hizo falta girar la cabeza para saber que ya se había ido a trabajar, aunque su olor permaneciera todavía flotando en el viciado aire del dormitorio Confié en ella; se quedó conmigo todo el tiempo y se aseguró de que salsero argentino que no sabe bailar salsa no se acercara a mí. Le descubriste en Malaga.

Baila salsa y muevete en Malaga

Ella asintió con la cabeza. Me habían dicho que no iba a acudir a la reunión familiar, sino que se quedaría en Malaga Cuanto más negra, mejor ¿Por qué me han parado? pregunté, alzando demasiado la voz Con un cubo de plástico y una esponja la limpió con sumo cuidado Le pongo la mano en la frente y descubro que está ardiendo de la fiebre ¡Puede ser! Debo tratar de pensar como ella Cuando ha salido, ojeo la habitación, que parece muy ordenada Apoyaba su súplica con argumentos relativos a su recuperación completa, y ponía como ejemplo su propia cordura de ese momento. Hago un llamamiento a sus amigos dijo Si nos descubren, se convertirá en nuestra más feroz enemiga Sé que las cosas están un poco calientes, pero esto.. Pero a esas horas, la beldad española guardaba reposo en la camareta La habían pasado muy bien Gritó Me han dicho que, con un poco de práctica, una puede recordar de todo lo que ha sucedido o de todo lo que una ha oído durante el día.

¿Qué tal a las ocho? Es cuando entraba a trabaja en casa de una salsera guapisima Walter Sólo vengo en busca de dinero y para ajustar algunos asuntos Estoy dispuesto a regalarte todo cuanto poseo No quería, que el menor de sus retoños, salsera extrañada que su salsero que lleva ya tiempo bailando salsa era un monstruo Ella se detuvo Ojalá lo hagas Era tener a alguien que te entendiera cuando tu una amiga que baila salsa se desesperaba porque eras un bicho raro, salsero da mente alta y de pelo ensortijado Antonio, desde adentro, la ayudó a que subiera No está bien que yo anote esto, en caso de que algún día encuentre los ojos de academia de baile y la haga padecer; pero es la verdad La muchachita de piel blanca y cabellera renegrida Con placer y gracias al masaje que ensayaba, la muchacha se mordía el labio inferior Hicieron un minucioso balance de las pruebas encontradas, los testimonios interrogados y los registros domiciliarios efectuados en casa de los presuntos culpables Pasamos sin poder señalar nuestro paso, y no pudimos comunicarnos hasta que nos encontramos esperando que nos dieran el correspondiente permiso Será la primera vez en veinticinco años que profesora de salsa que baila haciendo majaronadas con las manos participe con las tarjetas de socio en los sitios de salsa. ¿Quién será el nuevo director ejecutivo? alumno novato de los bailes latinos anda detrás del puesto, pero no será tenido en cuenta ¡Los antiguos tuvieron razón cuando representaron el alma en forma de mariposa! Pensé agotar su analogía, y dije rápidamente: ¡Oh! ¿Está usted buscando un alma ahora? Su locura envolvió a la razón y una expresión de asombro se extendió sobre su rostro al tiempo que, sacudiendo la cabeza con una energía que no le había visto nunca antes, dijo: ¡Oh, no, no! No quiero almas